SOCIEDAD ORNITOLOGICA MARMOLEJEÑA
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

SOCIEDAD ORNITOLOGICA MARMOLEJEÑA

 

JILGUEROS

Es sin duda uno de los pájaros más llamativos de nuestro continente, gracias al colorido de su plumaje. Su presencia en España es bastante abundante, por lo que suele ser la principal estrella del silvestrismo.

En cuanto a sus características morfológicas, cabe decir que mide 12 cm de longitud desde lo alto de la cabeza hasta la extremidad de la cola, y 23 cm de envergadura. Tiene el pico cónico y delgado, del cual se vale para romper las semillas que le sirven como alimento.

Como hemos dicho, lo que más destaca en él es su plumaje: pardo por el lomo, blanco con una mancha roja en la cara (denominada madroño), otra negra en lo alto de la cabeza y un collar blanco bastante ancho.

Las alas son negras, con una franja amarilla. La cola también es negra, si bien cuenta con unas manchas blancas en los extremos, llamadas habas (su tamaño varía y en cuanto a su número puede ir de seis a diez). El vientre es blanco.

Apenas existe diferencia física entre sexos, si bien la hembra tiene la cabeza más redondeada, la mascarilla roja de menor tamaño y sus colores son más opacos.

Su hábitat principal son los países de la Europa Mediterránea, donde nace y donde suele pasar el verano; cuando llega el periodo de frío, allá por el mes de octubre, suele emigrar a África e incluso a determinadas zonas de España, en busca de mejores temperaturas. Su regreso siempre se espera para el mes de marzo.

Y es que es en este mes cuando comienzan a formarse las parejas para la cría, macho y hembra darán comienzo a su “historia” con un primer contacto que consistirá en una serie de caricias con el pico. Más tarde, el macho ofrece el alimento a la hembra, antes de que ambos comiencen a construir el nido, en el extremo de una rama sobre el vacío.

Si algo destaca en el carácter del jilguero es su gran instinto sociable; es muy difícil verlos en solitario soliendo asociarse en bandos, que se mezclan habitualmente con los que forman los Pardillos. Un instinto sociable que persiste durante el período de nidificación; se instalan en pequeñas colonias, en los jardines y en los huertos, y se contentan con un pequeño territorio alrededor del nido.

El jilguero es sin duda una de las aves más valoradas por el aficionado al silvestrismo gracias a su gran capacidad para el canto.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one