SOCIEDAD ORNITOLOGICA MARMOLEJEÑA
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

SOCIEDAD ORNITOLOGICA MARMOLEJEÑA

 

FACTOR DE REFRACCION

Denominación designada a una mutación que supone un cambio de estructura de pluma. De forma que, dicho cambio, produce una obturación en los conductos de salida de la feomelanina bruna, y ésta no aparece en su situación habitual en el plumaje, quedando éste libre, por tanto, de la presencia visual de este pigmento.

Al estar libre de pigmentación feomelánica bruna, esta zona de plumaje queda expuesta a la acción de la luz, que se refracta en las células córneas de las plumas, ofreciendo coloraciones distintas al marrón feomelánico de antaño.

A este fenómeno, causado por una mutación, se le ha dado en llamar "Factor óptico de Refracción", precisamente por lo que acabamos de exponer, pero el efecto óptico no siempre es el mismo, pues depende del pigmento Melánico que se encuentre en su campo de acción.

Veamos:
Si se trata de Canarios de melanina negra, Negros o Ágatas, en el efecto de la refracción, quedan absorbidos todos los colores menos los azules, que son los que, precisamente por esa causa, ve el ojo humano, por lo cual se permite el hecho de la expresión "Factor Azul".

Y ello es debido a que la melanina negra, en realidad, no es negra, pues el color negro no existe (la verdadera presencia del negro sería la obscuridad total), sino que se trata de un pigmento, o compuesto de pigmentos, obscurecidos al máximo en este caso se trata del marrón y del azul, cuya mezcla nos proporcionan un gris.

Gris, que se presentará obscurecido al máximo en los puntos que requieren su alta concentración (Eumelaninas y partes córneas) y, que será de tonalidad gris, en su acción de cobertura del sobre-plumaje.

Y ese gris (al que nos atrevemos a llamarle "Azul"), es el que vemos entre las estrías eumelánicas de los Negros y de ciertos Agatas más obscurecidos (pues los más claros presentan los espacios inter-eumelánicos casi blancos), cuando se encuentran afectados por el "Factor de Refracción", es decir, sin la presencia feomelánica bruna en su lugar habitual.

Si se trata de Canarios de melanina bruna, Brunos e Isabelas, la referida mutación se produce igual, pues los conductos de paso de la feomelanina bruna quedan obstruidos igualmente, y ésta permanece oculta sin manifestarse en su zona habitual inter-eumelánica, de forma que entre las Eumelaninas de los Brunos e lsabelas veremos un color blanquecino, al que podríamos definir como prácticamente blanco. Sin embargo, en este caso no hay "Factor Azul” de ninguna clase, pues al no haber melanina negra (marrón más azul), no puede quedar rechazado el color azul en el efecto de la refracción por lo que, lo correcto sería definir a los Brunos e lsabelas, como afectados por lo que en Canaricultura se conoce por "Reducción del Bruno" y no como "Factor óptico de Refracción", pues ahí la refracción no produce ninguna novedad para el Canaricultor, ya que la novedad no es más que la sola presencia eumelánica, pero no el efecto que la refracción pueda producir. No queremos decir que la refracción no se produzca, pues estando las células de la pluma expuestas a la luz por la falta feomelánica bruna, debe producirse forzosamente, pero lo que no se produce es el "Factor Azul', pues al carecer los Brunos e Isabelas de melanina negra, no hay ninguna tonalidad pigmentante azul con la que poder jugar.

Ahora la pregunta sería, ¿dónde va a parar la feomelanina bruna? Pues, al respecto, no conocemos una respuesta científicamente exacta, pero es de suponer que no desaparece del Fenotipo, sino que queda situada en otra posición en el plumaje; suponiéndose que es en el lugar eumelánico. De ahí que, aparentemente, los canarios afectados por el "Factor de Refracción", posean una presencia eumelánica superior a los no afectados.

Es bueno recordar la apariencia melánica de un Bruno con "Factor de Refracción" (Eumelaninas) y la de un Bruno, de esos portadores de INO, de alta discreción eumelánica, debida (se supone) a la abundante presencia de feomelanina bruna.

La forma de transmisión del "Factor óptico de Refracción" (AZUL) es codominante. Es decir que cuando se encuentran frente a frente, uno con "Factor de Refracción" y otro sin él, la descendencia manifiesta una mezcla indeterminada y, si a esa descendencia la unimos de nuevo con otro ejemplar de dicho "Factor de Refracción", obtendremos ejemplares con mas manifestación y que acumulado hasta la quinta generación lograremos la clara manifestación de dicho factor.

A modo de ejemplo la forma de transmisión es parecida a la del pigmento Rojo al Amarillo, o, para mayor comprensión, la propia de la hibridación, en la cuál, si tomamos al Cardenalito de Venezuela, en la primera generación tendríamos los F1 (50% de Canario), en la segunda los R1 (75% de Canario), en la tercera los R2 (87'5% de Canario) y, en la cuarta R3 (93'75% de Canario), ya considerado un Canario.

Puede, sin embargo, emplearse otro sistema más rápido pero con posibilidades menos frecuentes de manifestación del factor, que es la aplicación de la Segunda Ley de Mendel, es decir, unir entre sí a los F1, o sea a los que supongan un 50% de "Factor de Refracción", con lo que teóricamente se obtendrían, el 50% de ejemplares iguales a sus progenitores (50% de "Factor de Refracción"), un 25% de ejemplares con carencia total de "Factor de Refracción" y, el 25% restante, serían Canarios con "Factor de Refracción al 100%.

Si empleamos este último procedimiento para ejemplares Negros con partes córneas claras, por la incurrencia de determinados apareamientos para obtener el "Factor de Refracción", deberemos tener en cuenta que el ejemplar idóneo, será en el que concurran los dos 25%, el de "Factor de Refracción" y el de la Oxidación, lo cual reduce la frecuencia de aparición.

Es bueno recordar, pues la práctica así lo muestra, que varias generaciones seguidas de "Factor de Refracción" entre sí, conducen a la degeneración, valga la redundancia, y para evitarla se hace necesario o la introducción del marrón feomelánico de nuevo, o la hibridación con valores ancestrales adecuados (por ejemplo los Spinus), según el gusto del Canaricultor.

La presencia del “Factor de Refracción” en ejemplares a valorar en un Concurso no implica, por si mismo, variación alguna en los diferentes apartados de la Planilla de enjuiciamiento para su calificación. Sin embargo si incide, en determinadas variedades, en “una mejora” de la expresión del fenotipo exigible en el estándar.

En ejemplares lipocromos la presencia del Factor de Refracción mejorará la expresión del pigmento, presentándose más luminoso, apareciendo en los de fondo amarillo el llamado “amarillo limón”.

Los melánicos negros y ágatas, tanto en clásicos como en todas las mutaciones que les afecten (excepto en los phaeos negros), verán mejorado su fenotipo con la adicción del Factor de Refracción.

En los brunos no se debe aplicar el Factor de Refracción en los clásicos, en los pasteles, en los cobaltos y de ninguna forma en los phaeos. En los opales y onix, cierto grado de Factor de Refracción puede ser conveniente para la mejora en la expresión del diseño melánico. Los topacios y eumos si verán mejorado su fenotipo con la inclusión del Factor de Refracción.
Los ejemplares isabelas clásicos verán mejorado su fenotipo con la presencia del Factor de Refracción. No es aconsejable en los pasteles.

En la mutación satiné resulta beneficiosa la adicción de “cierto grado” de Factor de Refracción para la expresión del diseño.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one